|

YA PO, KAREN!

La ciudad tiene cerca de cincuenta y seis mil discapacitados y a Karencita Rojo no le queda otra. Los hoyos del centro, al igual que su tatuaje de un zorrito en la pantorrilla, ya no pasan piola, por eso el temporal se desata en las oficinas de la Muni, llueven sobremojadas las quejas y las molestias: debe taparlos si o si. Es que son una tortura, si Rojo los viera, ni en sueño caminaría por calle Copiapó, mucho menos con esos tacos que conquistaron al mismísimo Sebastián Piñera.

Tags: ,

Comments are closed